Morales & Besa logró que se decretara la liquidación forzosa de una sociedad a pesar de existir una cláusula arbitral que regula los conflictos entre las partes

14 de junio de 2022

Morales & Besa obtuvo un pronunciamiento relevante para aquellos acreedores que pretenden cobrar títulos ejecutivos a un deudor insolvente, con el cual suscribieron un contrato en el que se acordó una cláusula arbitral. De consolidarse este criterio jurisprudencial, ello significará que los acreedores tendrán mayores opciones para perseguir judicialmente sus deudas.

Lo anterior, se dio en el marco de una demanda de liquidación forzosa iniciada por Sociedad Concesionaria Metropolitana de Salud S.A. (SCMS) en contra de uno de sus contratistas. La resolución de liquidación fue confirmada, con fecha 3 de junio de 2022, por la Corte de Apelaciones de Santiago.

Lo novedoso en este procedimiento fue que la empresa demandada interpuso, entre otras, una excepción de incompetencia del tribunal alegando que, entre las partes, existe un contrato que contiene una cláusula arbitral, siendo dicha excepción rechazada con fecha 14 de marzo de 2022 por el 17° Juzgado Civil de Santiago, ello en la causa que se tramita bajo el rol 8119-2021.

Al respecto, el tribunal acogió la tesis de SCMS de que las cláusulas arbitrales no pueden comprender los procedimientos de la Ley 20.720, ya que estos procedimientos son del “(…) interés de todos los acreedores y no de naturaleza particular, ello por cuanto de darse lugar a la misma y dictarse la resolución de liquidación, no solo involucra el interés particular del acreedor y deudor, sino que de todos los restantes acreedores de este último. Que, de accederse a someter a conocimiento arbitral a la acción concursal, significaría facultar a las partes a establecer reglas procedimentales particulares, las cuales podrían ser perfectamente contrarias a la legislación de insolvencia y también como ya se comentó perjudicaría a los intereses de los restantes eventuales acreedores del deudor (…)”.

Debido a lo anterior, posteriormente se dictó la resolución de liquidación forzosa antes mencionada, procedimiento que se encuentra actualmente en tramitación.

El equipo de Morales & Besa es liderado por el socio Gonzalo Cordero y el Director Juan Ignacio Eymin, participando en esta causa la asociada Arantza Pons.